Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

EE.UU.: Prisión para las mujeres que dicen ¡Oh, Dios mío! mientras hacen el amor con sus parejas.- Vídeo.

com

Me pregunto cómo un hombre íntegramente de dios, un puritano cabal como el reverendo John Hagee sabe que las mujeres gritan ¡oh, dios mío! cuando hacen el amor, ¿cómo lo sabe?

El reverendo John Hagee. Si por él fuera, todas las mujeres y chicas que dicen "¡oh, dios mío!" durante el acto sexual, les metería en la cárcel.

El reverendo John Hagee. Si por él fuera, todas las mujeres y chicas que dicen "¡oh, dios mío!" durante el acto sexual, les metería en la cárcel.

 

En una entrevista bastante alucinante en el sitio web Newslo, el pastor John Hagee, quien oficia en San Antonio, EE.UU., dijo que en «este mundo de la delincuencia y de la muerte que nos rodea, una simple blasfemia no tiene la  intención que debería tener».

 

 

Entonces el reverendo se apoyó en uno de los Diez Mandamientos, ("No invocarás el nombre del Señor tu Dios en vano"), para atacar a las mujeres.

 

Según él, «no hay mayor pecado en el uso del nombre de Dios como el que hacen de Él  algunas mujeres durante el acto sexual. Es un pecado, y uno de los usos más groseros, el uso más denigrante que se puede hacer del nombre de Dios».

 

 


La ira de Dios.

 

Y  cuando la periodista le preguntó qué se podía hacer para atajar  ese "problema",  el pastor ya tenía una solución muy simple: la cárcel para las mujeres.

 

«Si fuera por mí, argumentó, metería a todas las mujeres y chicas que hacen eso en la cárcel. Este sería un buen ejemplo de la ira de Dios dirigida contra lo que creo que es un uso terrible del nombre del Creador».

 
Este no es el primer pastor cuyos propósitos han ido tan lejos contra la mujer y contra la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

 

A principios de junio, el Daily Mail  explicaba que el pastor Stephen Anderson, había prometido unas Navidades sin  SIDA, si   todos los homosexuales eran ejecutados; explicó que había rezado mucho para que Caitlyn Jenner, mujer transgénero, terminara en el infierno.

Imágenes de Caitlyn Jenner, tras cumplir su sueño de transformarse en mujer.- El Muni.
Imágenes de Caitlyn Jenner, tras cumplir su sueño de transformarse en mujer.- El Muni.
Imágenes de Caitlyn Jenner, tras cumplir su sueño de transformarse en mujer.- El Muni.

Imágenes de Caitlyn Jenner, tras cumplir su sueño de transformarse en mujer.- El Muni.

 

  

 

Por su parte, John Hagee, obviamente, no mencionó el supuesto marco legal (inexistente) que rodearía sus sanciones.

 

Él no  mencionó las penas contra los hombres que evocan al Señor mientras hacen el amor o en contra de los pastores que dan prueba de su fanatismo en los medios de comunicación.


 

Fuente: Slate/netafrique.net
Edición/Traducción: Bk

 


El Muni