Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Colombia: Un ‘milagro’ con muchos interrogantes.

com

Una niña rescatada en el Tayrona sobrevivió comiendo queso y agua.

 

La policía dice que fue un secuestro. Hay pistas de la persona que tenía cautiva a Jéssica en una choza.

Colombia: Un ‘milagro’ con muchos interrogantes.

Jéssica Patricia Arias, la menor de 8 años que movilizó a los organismos de seguridad y socorro tras su desaparición en el Parque Tayrona, solo estuvo perdida 6 horas en medio de la tupida vegetación.

 

El resto del tiempo (18 días) permaneció encerrada en una casa de tablas, vigilada por un adulto y  comiendo queso y bebiendo agua.

 

Así se lo comunicó la niña a la Policía, luego de haber sido estabilizada en el Hospital Universitario Fernando Troconis, a donde ingresó el lunes después de su rescate en el sector de Calabazo.

 

La pequeña está siendo hidratada y examinada por los médicos ante un cuadro de desnutrición severo e igualmente curada de laceraciones y magulladuras en el cuerpo que, al parecer podrían ser producto de su trasegar durante los seis días que estuvo caminando sin rumbo fijo por el monte.

 

A nivel psicológico está siendo atendida por profesionales de la Comisaría de Familia y el ICBF.

 

Con el paso de las horas, los interrogantes sobre qué ha ocurrido, en estas casi tres semanas, con la niña se amontonan. La Policía ha confirmado este martes que Jessica Patricia Arias fue raptada, aunque aún no se han aclarado los motivos.

La choza donde estuvo la niña presuntamente secuestrada por un adulto.- El Muni.

La choza donde estuvo la niña presuntamente secuestrada por un adulto.- El Muni.

 

 

La coronela Sandra Vallejos, comandante de la policía metropolitana de Santa Marta, aclaró que “no fue una desaparición y que presumiblemente se trató de un secuestro”.

 

Indicó que así lo demuestran las evidencias, pues la persona que tenía a la niña en su poder tuvo tiempo suficiente para avisar a las autoridades. En el área todos conocían que Jéssica Patricia estaba perdida en el bosque.

 

“Distribuimos panfletos, hablamos con la comunidad y los medios de comunicación fueron persistentes en la información, luego no entendemos por  qué no la entregó”, anotó Sandra Vallejos.

 

Otro hecho que obliga a creer que fue un plagio es que el presunto secuestrador la dejaba encerrada en la choza, con la puerta sellada con un candado. “Ello es muestra de la malsana intención que él tenía”, agregó la oficial.

 

En Guachaca y sus alrededores se sabía también que estaban ofreciendo 50 millones de pesos por quien avisara sobre la ubicación de Jéssica.

 

La niña rescatada en el Tayrona sobrevivió comiendo queso y agua

Archivo particular

 

Jessica Patricia Arias, la niña que se encontraba desaparecida desde el 25 de junio.

Por: 

Redacción Magdalena.
 
Policía dice que se trató de un secuestro. Hay pistas de la persona que tenía cautiva a Jéssica en una casa de tablas.
 

Jéssica Patricia Arias, la menor de 8 años que movilizó a los organismos de seguridad y socorro tras su desaparición en el Parque Tayrona, solo estuvo perdida 6 horas en medio de la tupida vegetación.

 

El resto del tiempo (18 días) permaneció encerrada en una casa de tablas, vigilada por un adulto y  comiendo queso y bebiendo agua.

 

Así se lo comunicó la niña a la Policía, luego de haber sido estabilizada en el Hospital Universitario Fernando Troconis, donde ingresó el lunes después de su rescate en el sector de Calabazo.

 

La pequeña está siendo hidratada y valorada por los médicos ante un cuadro de desnutrición severo e igualmente curada de laceraciones y magulladuras en el cuerpo que, al parecer podrían ser producto de su trasegar durante los seis días que estuvo caminando sin rumbo fijo por el monte.

 

A nivel psicológico está siendo atendida por profesionales de la Comisaría de Familia y el ICBF.

SECUESTRO

Casa donde estuvo la niña presuntamente secuestrada por un adulto.

 

La coronela Sandra Vallejos, comandante de la policía metropolitana de Santa Marta, aclaró que “no fue una desaparición y que presumiblemente se trató de un secuestro”.

 

Indicó que así lo demuestran las evidencias, pues la persona que tenía a la niña en su poder tuvo tiempo suficiente para avisar a las autoridades. En el área todos conocían que Jéssica Patricia estaba perdida en el bosque.

 

“Distribuimos panfletos, hablamos con la comunidad y los medios de comunicación fueron persistentes en la información, luego no entendemos por  qué no la entregó”, anotó Sandra Vallejos.

 

Otro hecho que obliga a creer que fue un plagio es que el presunto secuestrador la dejaba encerrada en la casa de tablas, con la puerta sellada con un candado. “Ello demuestra la malsana intención que él tenía”, agregó la oficial.

 

En Guachaca y sus alrededores se sabía también que estaban ofreciendo 50 millones de pesos por quien avisara sobre la ubicación de Jéssica.

 

 

ESTABA DÉBIL

Jesús Angarita, el subintendente de la policía que rescató a la niña, dijo que al momento de tomar en brazos a la menor la  notó muy débil y no emitía palabra alguna. “Estaba delicada y apenas tomaba el suero que se le proporcionó”, comentó.

 

Indicó que fue  un tío de la niña con quien llegaron al lugar, pues la misma persona que llamó a la estación de Policía de Calabazos para avisar dónde estaba la niña también contactó con su familia.

 

“Llegamos a una casa de tablas, cuya puerta estaba cerrada con candado. El tío de Jéssica desprendió una de las tablas y por allí se metió en la choza”, relató el suboficial.

 

Según la versión de sus padres, la menor desapareció el pasado 26 de junio cuando regresaba a casa junto a su familia después de recoger cocos en el Parque Nacional de Tayrona.

 

“Volvíamos de camino y la niña se nos desapareció de las manos, no ubicábamos dónde estaba”, ha repetido desde entonces su madre, que se desmayó el lunes en cuanto vio llegar a su hija a Santa Marta en un helicóptero de la policía.

 

Los padres de Jessica denunciaron su desaparición el 27 de junio, un día después de la pérdida, y la búsqueda no se inició hasta el domingo 28. Desde entonces, más de 300 hombres entre Policía, Defensa Civil y Ejército, con el apoyo de vecinos de las comunidades de la zona, rastrearon durante cinco días las zonas cercanas a donde supuestamente había desaparecido la niña.

 

Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.
Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.

Imágenes de Calabazo, Colombia.- El Muni.

 

La Policía decidió entonces ofrecer una recompensa de 20 millones de pesos (unos 7.300 dólares) por cualquier información sobre el paradero de la pequeña. La cantidad, con los días, se incrementó a 50 millones de pesos (18.000 dólares).

 

La niña fue hallada el lunes al mediodía en una choza de la zona rural de Santa Marta, a unas seis horas de camino del lugar en que desapareció.

 

Una llamada anónima había alertado de su paradero. “Los policías inician la búsqueda, llegan hasta el sitio y efectivamente se encuentran a la niña en una choza, abandonada, en un estado lamentable”, aseguró la coronel Vallejos, encargada del caso.

 

Quién hizo esa llamada aún no ha trascendido. Lo único que ha confirmado la Policía es que Jessica fue secuestrada. Según la versión de la menor, que se recupera en un hospital de Santa Marta y presenta signos de maltrato, todo este tiempo estuvo a cargo de una persona adulta, que la alimentaba a base de queso y agua.

 

Fuentes de la Policía aseguran que se manejan varias hipótesis sobre el motivo del secuestro. La de buscar una recompensa económica extraña, pues la familia es de origen muy humilde. Las autoridades no descartan que fuese raptada para ser entregada en adopción ilegal o para la explotación infantil.

 

De hecho, pese a que se informó de que la búsqueda de la menor se había suspendido tras varios días sin resultado, en realidad fue una estrategia que las autoridades adoptaron para tratar de despistar en caso de que hubiese sido raptada. Como así fue.

 

 

 

Fuente: El País/