Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Podría ser cierto el dicho: los hombres tienen el cerebro entre las piernas

com
Esto es en términos generales.
 
Al parecer, las mujeres son muy cuidadosas a la hora de rehacer sus vidas con otro hombre si tienen hijos de una relación anterior o anteriores relaciones, cosa que no hacen precisamente los hombres, o lo harán muy contados hombres..
 
 
 
Lo curioso es que la mayoría de los problemas que le distancián, sin embargo, de sus hijos de la anterior o anteriores relaciones, se circunscriben dentro del remolino que éste vive al rehacer su vida con otra mujer.
 
Aquí se observa, por una parte, que mientras el principal barremo utilizado por la mujer para arrimarse a un hombre con la finalidad de rehacer su vida es que éste quiera a sus hijos, antes que nada si cabe, mientras el hombre puede llegar a desentenderse de sus hijos con la misma finalidad.
 
Por otra parte, observo que la mujer cuya prioridad es sus hijos al rehacer su vada, son contadas las que ponen en el mismo pedestal los hijos de ambos.
 
Es más, por puro egoísmo,la mujer no duda en influir en la conducta de su nueva pareja y en la de los hijos de éste, con el fin de distanciarlos sin ningún remordimiento.
 
Sé de hombres que se han visto espada contra la pared; quiero decir, en un ruido infernal de sables entre sus hijos y nueva amada, y la mujer pasa olímoicamente en propiciar un trato familia

 

 

 

Bk.