Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero CXXIV.

Llegó la era WhatsApp yo tratando de decírselo...

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero CXXIV.
No solo se lo dije, incluso se lo supliqué.
¿Cree usted que debería habérselo dicho otra vez o de otra manera?
 
Lo que me costó decírselo... En mí, solo y únicamente en mí, reuní decenios de valor para decírselo, y se lo dije.
 
Quería que fuera yo la única persona en este mundo que se lo dijera, y se lo dije...
 
Toda mi vida, del cole pequeño al cole grande, me preparé a conciencia para decírselo, y se lo dije.
No tienes ni remota idea de cuánto te quiero.- E- Muni.
No tienes ni remota idea de cuánto te quiero.- E- Muni.

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero.- E- Muni.

 
 
La parte que me correspondió, creí haberla cumplido; o sea, decírselo.
 
¿Cómo iba yo a vivir sin habérselo dicho?
¿Cómo iba yo a saber que no debía decírselo si no se lo decía?
 
Entonces me cuestioné: ¿cómo iba yo a sortear los caminos del devenir junto a ella si no se lo decía?
 
Digamos, digo yo; si no se lo dije bien dicho, debería intentar volver a decírselo.

No vale con decir las cosas si no las decimos bien, y no importa que el oído de la persona oyente sea poco fino si el emisor es deficiente; en fin, si ése fuera el caso...; pero, por fortuna, ese no era el caso.
 
Con toda la delicadeza del mundo, procuré decírselo por epístolas, por octavillas, por notas en clave, por telegramas, por corréo ordinario, por correo certificado. 
 
Lo intenté por electrónico; se lo dije mediante palomas mensajeras y por fax; se lo dije con las intermitencias del faro de Puerto Iradier; WhatsApp me llegó intentando yo decírselo.
 
Mesesenger se puso de mi parte cuando se lo dije. Nunca tuve tantas ganas por decirle lo que siempre la quise decir, y se lo dije.
 
Por todos los dioses que se lo dije...
 
¿Se lo digo otra vez? Pues sí, las que hagan falta, hasta el final de los tiempos, porque la quiero.
 
 
 
Bk
 
 
 
El Muni
Print
Repost
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: