Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Robertine de 96 años bebe de 12 a 20 cervezas al día (con la aprobación de su médico).

 Robertine de 96 años bebe de 12 a 20 cervezas al día (con la aprobación de su médico).

Esto no es necesariamente buen ejemplo para los jóvenes que lean esta noticia, pero Robertine Houbrechts de 96 años consume a diario de 12 a 20 cervezas en el café Floreal en Muizen (Amberes).

 

"Y siempre soy la última en salir de aquí",  cuenta ella al rotativo  Het Laatste Nieuws.

 

Cada noche, cuando la mayoría de la gente de su edad ya está en la cama, Robertine se va con Félix, su hijo, al café para beber cervezas. A veces hasta 20. El lunes, la anciana celebraba sus 96 años, una gran oportunidad para emborracharse a gusto.

 

"Todas las noches me encontraréis aquí", dice a Het Laatste Nieuws. Cuando quiere alegar haberse bebido solo 3 o 4 cervezas, toda la sala se echa a reír.

 

"No, ella bebe una docena de cervezas por noche. Media caja pues de cervezas", dice el propietario del establecimiento, Fanny Waegemans.

 

"Estoy mareada, pero es la vejez, no la cerveza".
Esa vida marchosa no le  impide a Robertine tener control de sí misma. Es, en todo caso, lo que ella misma sostiene.

 

 "A veces la cabeza me da vueltas, pero es debido a la vejez. El médico me dijo, mientras todo vaya bien, siempre puedo irme al bar. Según él, esto no puede hacerme daño (risas en el bar).

 

Entre tanto, bebo cerveza desde hace años, y todavía estoy viva... Y la buena medicina, obviamente, ya que tengo tomo una pequeña pastilla al día.

 

Lo único que me falla es el oído, ya no escucho casi nada. Y no bebo en ningún otro sitio que no sea aquí; nunca en casa ni de día".

 

Los miércoles, el establecimiento estará cerrado, Robertine debe quedarse en casa, por más que le pese, a ver la televisión, preferiblemente fútbol", dijo Félix, el hijo. Eso es más prudente...

 

 

Fuente:7sur7; netafrique.net
Traducción / Edición: Bk

 


El Muni