Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Abuelita ecualandesa revela una de sus últimas voluntades. El requiem es de Mozart.

LLevarme a casa cuando me muera.

Abuelita ecualandesa revela una de sus últimas voluntades. El requiem es de Mozart.
Abuelita ecualandesa revela una de sus últimas voluntades. El requiem es de Mozart.
Abuelita ecualandesa revela una de sus últimas voluntades. El requiem es de Mozart.

Huyendo de las penurias en Ecualandia, la mujer recaló en España, a finales de la década de los 80,  cuando la tersura de su rostro aún podía deslumbrar incluso al mismísimo don Juan.



La ecualandesa ya llevaba 36 años en tierras europeas. Se había dejado la piel procurando el sustento de los suyos; pero, ya presintiendo el ocaso de sus días en este mundo de batracios y mamandurias, la anciana ecualandesa convoca a todas sus hijas, y dice: os he hecho llamar para deciros que cuando me muera, quiero ser enterrada en mi tierra, en  Ecualandia.

 

 

Las hijas todavía  vevían con buena salud a la anciana madre, y tanto que la noticia supuso para ellas un  fuerte impacto emocional, el que màma empezara a despedirse de aquél modo, delante de todos sus nietos, mirase como se mirase, no era nada asumible.
 

De repente, salió uno de sus nietos, chaval nacido y crecido en España, acostumbrado a decir cosas; el muchacho le espeta a su abuelica:
 

- Yaya, estás a tiempo; súbete ya al avión para Ecualandia mientras tenga yo trabajo, te pago el billete, que después del verano me despiden.

 

 

Bk

 

 

 

El Muni