Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Zimbabwe: Fuerza a su mujer a tener relaciones sexuales con un desconocido por dinero. Algunos hombres no merecen una esposa. Esta historia es de vergüenza ajena.

Junior Phiri,  joven mujer de Zimbabwe, acaba de denunciar a su marido, Douglas Hazvinei Gondo, por haberla obligado a prostituirse, a fin de que recaude dinero para su negocio.

Según la publicación  Hmetro, Phiri reveló que su marido le pidió que tuviera relaciones sexuales con un desconocido, para que él pudiera después reclamar una indemnización por adulterio de 3.000 dólares.
 

Zimbabwe: Fuerza a su mujer a tener relaciones sexuales con un desconocido por dinero. Algunos hombres no merecen una esposa. Esta historia es de vergüenza ajena.
Zimbabwe: Fuerza a su mujer a tener relaciones sexuales con un desconocido por dinero. Algunos hombres no merecen una esposa. Esta historia es de vergüenza ajena.


Ella explica así los hechos a este respecto:

    Este hombre dice que yo soy una prostituta, pero fue él quien me rogó acostarme con un hombre por dinero, para que él pudiera reclamarlo con el fin de poner en marcha su negocio. Me sorprende que diga ahora que yo soy una prostituta, cuando prácticamente me lo obligó.


Él no cuida de la familia,  soy yo la que hace de todo para los niños. Soy una comerciante transfronterizo sin más. De hecho, le he dicho varias veces que ya no estoy interesada en este matrimonio, dadas las condiciones en las que vivimos, pero me sigue obligando a quererle...

Phiri siguió diciendo que Douglas la arrastró a los tribunales, sólo para deshonra y para humillarla, después de que ella lo denunciara a la policía por violencia de género.

    Me llevó a los tribunales como una forma de avergonzarme, pero la realidad es que soy la que cuida de los niños. Él no compra nada para nadie ni hace nada por nadie.

 

Zimbabwe: Fuerza a su mujer a tener relaciones sexuales con un desconocido por dinero. Algunos hombres no merecen una esposa. Esta historia es de vergüenza ajena.
Zimbabwe: Fuerza a su mujer a tener relaciones sexuales con un desconocido por dinero. Algunos hombres no merecen una esposa. Esta historia es de vergüenza ajena.

Nuestro hijo mayor vende ahora cubos y baldes en Mbare porque su padre no se ocupa de su familia. Mis hijos me pidieron vivir con ellos porque están viendo hasta qué punto su padre es un inútil, dijo la mujer.

Por su parte, Douglas argumentó que su esposa es una prostituta lo bastante descarada como para justificar sus acciones, diciendo que necesitaba el dinero para el bienestar de los niños:

    Mi esposa es una prostituta. Ella tiene muchos amantes y la prueba está en el teléfono que la confisqué. Ella utiliza su trabajo como una tapadera para su comportamiento promiscuo.


Mintió cuando se fue del país para irse a trabajar y se fue a acostar con uno de sus amantes. Dice que tiene que cuidar de los niños y de los padres de ella, cuando no hace otra cosa que la prostitución.


Uno de sus amantes es médico. Le pedí que dejara de pagar las tasas escolares de los niños o cualquier otra cosa por ellos, porque quería que dejara de prostituirse. Pero ahora, ya que no me escuchó, quiero que ella se ocupe de mí y de los niños.

Douglas,  quien llevó a su esposa ante la corte de apelación de Zimbabwe, reclama 150 dólares para el mantenimiento de sus tres hijos y 50 dólares para él:

    Quiero que ella cuide de los niños y de mí, y sé que puede hacerlo porque es una comerciante transfronteriza y también una peluquera. Ella gana 800 dólares al mes, no tiene otros hijos y no tiene otro marido,  sólo sus amantes.


Soy vendedor y gano alrededor de 100 dólares al mes. Mi esposa es capaz de pagar la cantidad indicada, ya que tiene dinero, dijo Douglas.

El presidente del tribunal, Sharon Rakafa,  ha aplazado la sentencia, mientras estudia el caso.

 


 

Fuente: Afrikmag.com
Traducción / Edición: Bk

 

 

 

 

El Muni