Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

32. Citas de madrugada.

 32. Citas de madrugada.

 

Una mujer, solo una mujer;

ardiente corazón de mujer,

esencia humana del querer.

 

Amor en carne viva,

hormona, la vida atesorada,

deseosa en vehemente mirada;

cuando dije que te amaba.

 

Y te amé, corazón ardiente;

pierna y pierna solapadas,

entre susuros voluptuosos,

besos, abrazos entre latidos;

carne de mujer candorosa,

te querré como nunca quise,

porque yo te quiero.

 

 

Para ser felices,

nada al mundo debemos,

mientras quiera ser tuya,

pues tuya por siempre seré.

 

Vive en mí, amor mío,

la dolencia del alma sin dolencias;

porque en mí te quiero,

dos almas en una  fundidas;

solo tu alma necesito,

esencias  profundas de mujer,

único veredicto,

entrelaza mi mano a tu mano.

 32. Citas de madrugada.

 

 

Dos almas vehementes,

entre dos cirios, febrero tuya me hizo;

el catorce, mía te hizo;

la mejor noche entre enamorados,

música de los besos;

¡música!, ¡músicaaa!,  nuestros susuros;

susuros, otros escuchan,

en una noche sin alba.

 

Ante ti, mi alma desnuda;

siempre esperando,

nuestras vidas, solo un ciclo;

cuando sea yo el único que  te vista,

porque te quiero.

 

 

Bk.

Print
Repost