Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El audio está en lengua fang, juzguen ustedes mismos.

La bronca va de reproche en reproche por la afición, llamémosle adicción, de su mujer a las redes sociales en Internet, pasando por un trato a todas luces degradante por cuanto basa la relación en el tutelaje del hombre a la mujer como si ésta fuera una niña ante su tutor y no una relación entre iguales.

 

Qué bonito es amar y sentirse realmente amado. No se induce amar, se siente.- El Muni.
Qué bonito es amar y sentirse realmente amado. No se induce amar, se siente.- El Muni.
Qué bonito es amar y sentirse realmente amado. No se induce amar, se siente.- El Muni.
Qué bonito es amar y sentirse realmente amado. No se induce amar, se siente.- El Muni.

Qué bonito es amar y sentirse realmente amado. No se induce amar, se siente.- El Muni.

 

No aprecio ningún mínimo gesto de respeto a pasar de lo que él considera falta grave de su esposa, a la que por cierto, nunca pretendió si su matrimonio no fuera concertado por las madres de ambos esposos; o sea, nunca la quiso.

 

¡Pobrecilla, la chica!, que él se casó con ella por compasión y no por amor. El hombre se casó, según lo entiendo, más bien por respeto a su afligida madre que se marchitaba tratando de encontrar desesperadamente una nuera: y "de aquellos polvos, vienen estos lodos"...

 

El fangonio llega hasta el repudio total a la mujer, expulsión del hogar conyugal a renglón seguido.

El audio está en lengua fang, juzguen ustedes mismos.

Una cosa es que te quejes que tu mujer no te corresponda en sus deberes y obligaciones conyugales, cosas de las que se pueden hablar; pero, de ahí a rebajarla a la categoria de menor de edad, tutelada y prescindible en cualquier momento, me parece abominable.

 

Si es así la tónica general del trato fangonio a la mujer en Ecualandia, entonces jamás entregaría yo a mi hija en matrimonio con un fangonio de Ecualandia.

 

 

Mejor que me dé una escapadita romántica con la chica de Bata este fin de semana, antes de que me fangonice con estas historias de Ecualandia.

 

 

 

Fuente: Ana María Owono Bindang
Edición: Bk

 

 

 

El Muni