Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El dicho 'no hay mujer frígida sino hombre inexperto' ha hecho mucho daño a los hombres, según la psicóloga clínica Miren Larrazabal Murillo (Vídeo).

La psicóloga clínica Miren Larrazabal Murillo vídeobloguea sobre una de las disfunciones sexuales más comunes en la mujer:

 

la falta de excitación, anteriormente conocida como frigidez, un "trastorno físico y psicológico que se ha utilizado, además, para dañar la sexualidad masculina con frases del tipo: no hay mujer fría, sino hombre inexperto".



Para la sexóloga el término frigidez está "tremendamente obsoleto", a pesar de que siga teniendo connotaciones peyorativas. Hoy en día, la medicina y la psicología centran el foco de su atención en la relación de los problemas de excitación y de deseo sexual en la mujer.



"Cuando participamos en una actividad sexual -responde-, bien sea a solas, porque nos estemos masturbando, o bien sea en pareja, en una situación real o en estado de ilusión, se producen cambios en nuestro cuerpo y en nuestra mente".

 

 


En el cuerpo se sienten cambios fisiológicos como tensión muscular, respiración agitada, alteración del ritmo cardíaco o ruborización por enamoramiento. La mujer con disfunción no siente esos cambios corporales, sobre todo por falta de lubricación y tumefacción vaginal.



A nivel psicológico sentimos relajación, bienestar o satisfacción hasta llegar al deseo y la excitación sexual. La mujer con disfunción no siente placer y pierde el deseo sexual.



"No siento nada" se convierte en una frase demoledora para ella misma y para su pareja; y es la antesala de la anorgasmia, inhibición del orgasmo.



¿Debemos culpar a los hombres?... "En una parte". La psicóloga apunta a las mujeres: "Tenemos que responsabilizarnos de nuestro propio placer. Si no nos excitamos acabamos perdiendo el deseo sexual, y viceversa; si no tenemos deseo, no nos excitamos. Por eso ahora ambos episodios aparecen como un mismo trastorno".



Los trastornos del deseo y la excitación sexual se deben a una bajada del nivel normal de producción del estrógeno (hormona sexual), la edad, la fatiga o el embarazo. También a la elusión del contacto sexual con la pareja.



La diabetes, así como las enfermedades psiquiátricas y crónicas, como la bipolaridad y la medicación (psicotrópicos, neurolépticos, antidepresivos, ansiolíticos, etc.), provocan insuficiente riego sanguíneo o falta de lubricación vaginal.



El tabaco generaría problemas "importantísimos" de excitación, además de cáncer y otra serie de perjuicios graves en la salud, señala Larrazabal.



De igual forma, todo lo que tiene que ver con la intimidad y el juego erótico de la pareja influye en la excitación sexual. "Los miedos, la ansiedad, la vergüenza o la falta de aprendizaje sexual, tendrán un peso determinante en la evaluación del problema", explica.



¿Y qué podemos hacer?

Cuando una mujer se enfrenta al problema de la falta de excitación sexual "se tiene que conocer y explorar sexualmente. La mujer necesita reconocer su potencial sexual con la autoestimulación para darse placer a sí misma".



Y es necesario que compartan todas sus experiencias en solitario. "Nuestra pareja tiene que saber cómo somos capaces de excitarnos y cómo alcanzamos la satisfacción sexual. Tiene que aprender y compartir con nosotras".



Miren Larrazabal recuerda que los lubricantes y los humectantes "ayudan al bienestar de la zona genital".



La frigidez, en su opinión, "es un problema fácil de solucionar". Por eso ofrece sus consejos de salud sexual. "Si no os sentís capaces o necesitáis ayuda, recordad que siempre tenéis a vuestra disposición a los profesionales de la psicología", concluye.




Fuente:  http://www.efesalud.com/

Edición: Bk

 

 

 

 

El Muni