Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Me gusta Facebook: ¿sigo siendo el mismo con o sin Facebook?

Porque me ha dado la libertad y la cobertura de decir lo que pienso ante cientos de miles de personas, sin academicismos, sin a penas censura.

 

Es más, me siento muy satisfecho con Facebook por permitirme tener una tupida red de amigos y amigas por todo el mundo, una gran familia cíber que, de otro modo, no hubiera sido posible sin la inestimable ayuda de la red de redes.

 

Los lazos de amistad afectuosa que mis amig@s y yo hemos construido en todo este tiempo en Facebook son una fortuna, muy pocas veces labrada entre personas de distintas procedencias y nacionalidades.

 
Me gusta Facebook: ¿sigo siendo el mismo con o sin Facebook?

 

Hay quienes sostienen que Facebook es un instrumento pernicioso, y yo me pregunto, ¿para quién es malo?

 

Este medio ha cambiado drásticamente mis hábitos de comunicación, pero, en el fondo, sigo siendo yo, con mis miedos, mis preocupaciones, mis sueños e ilusiones; mi buen o mal carácter siguen acompañándome dentro y fuera de Facebook.

 

Si quiero mentirte, darte falsas ilusiones o promesas que nunca cumpliré, lo puedo hacer tanto mirándote a los ojos como si lo hiciera a través de Facebook. En el fondo, a pesar de la revolución que ha supuesto Internet en nuestras vidas, seguimos siendo quienes somos desde que pisamos el planeta.

 

Ni Internet, ni las redes sociales, son malos instrumentos para las relaciones humanas, los malos seguimos siendo nosotros; somos quienes introducimos la malicia, el daño premeditado a personas, en un soporte abstracto de comunicación como la red de redes.

La red de redes ha hecho más cercanas a las personas y a mundos que estaban muy distantes.- El Muni.
La red de redes ha hecho más cercanas a las personas y a mundos que estaban muy distantes.- El Muni.

La red de redes ha hecho más cercanas a las personas y a mundos que estaban muy distantes.- El Muni.

 

 

Internet, en general, es uno de los grandes inventos de nuestra era. Como he dicho en más de una ocasión, las personas seguimos siendo buenas o malas igual que mucho antes de la aparición de Internet en nuestras vidas.

 

No hemos dejado de ser buenos ni malos con la aparición de la red de redes. Una persona que me haya insultado en Facebook, no lo haría ni mejor ni peor fuera de la red de redes. Y desde luego, para insultar en Facebook, es requisito ineludible saber escribir, mientras en la vida real, eso no es necesario, pues tod@s sabemos decir cosas sin pasar por la gramática y la ortografía.

 

Las malas vibraciones entre personas no están más acentuadas en Facebook que en la vida real.

 

Lo mismo somos incapaces de controlar nuestras pulsiones interiores en la vida real como podemos serlo en la red de redes. Por tanto, aquí, lo que hay, es lo que somos. Diría incluso que la imposición de la escritura en la red de redes, limita muchísimo las ganas de muchos a hacer daño a los demás que si fuera en la vida real.

 

Ya suena anacrónico hablar de la vida real para diferenciar el mundo de Internet de la cercanía interpersonal. ¿Cuánta realidad hace falta hoy en día, en una comunicación en tiempo real vía fibra óptica?, y valga la redundancia.

 
Me gusta Facebook.- El Muni.
Me gusta Facebook.- El Muni.
Me gusta Facebook.- El Muni.
Me gusta Facebook.- El Muni.

Me gusta Facebook.- El Muni.

 

Si bien es cierto que la comunciación entre personas abarca desde no solo el emisor, el receptor y el canal, sino también la entonación, el gesto, etc; no menos cierto es que las nuevas tecnologías de comunicación tienen paliado el problema del anonimato con creces, si se dispone de las herramientas necesarias como las videoconferencias, el Skype, etc.

 

Hablando cara a cara, en el trato cercano, la gente ha mentido, ha traicionado, ha sido infiel, ha hecho daño..., desde siempre. Pensar que el anonimato que propicia Internet en la comunicación interpersonal favorece más el timo, la estafa, la mentira, las falsas promesas, que si tuviéramos delante el rostro de nuestro interlocutor, me parece trasnochado.

 

Yo estoy satisfecho  con lo que Internet y sus redes sociales me han proporcionado hasta ahora. Y espero que le siga gustando y haciendo felices a mucha gente, tanto a  individuos como a  colectivos.

 

 

Felices madrugadas, familia.

Os quiero mucho, mucho, mucho, mucho a tod@s; siempre os querré, hasta el final de los tiempos.

 

 

 

Bk