Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero CXI.

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero  CXI.


Han estado casados ​​durante 6 años. Se amaban, probablemente todavía se aman.

 

Pero, luego entró en sus vidas un charlatán a estropearlo todo.

 

Son dos profesores jóvenes, Marco y Marta, que vivían en perfecta armonía. Sin embargo, en los últimos meses, el marido Marco,  empezó a salir del domicilio conyugal muy temprano y no vuelvía hasta demasiado  tarde, ya entrada la noche.

 

Marta empieza adelgazar peligrosamente por cada día que pasaba por la ansiedad que sufría por no saber exactamente lo que estaba haciendo su marido.

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero  CXI.

 

 

No pudiendo aguantar más, decidió investigar un poco, pesquisas que darían pronto sus frutos. Resultó pues que en la barriada donde vivían las malas lenguas le  dijeron a la pobre señora que "su marido salía con prostitutas".

 

Fue entonces cuando Marta decide consultar a un charlatán local. Este tenía la fama de haber "ayudado" a otras muchas mujeres que hubieran pasado por semejante pesadilla.

 

El famoso charlatán exigió a Marta que le llevase un poco de "pelo" de su marido. Aquello parecía algo simple, pero no se trataba para nada del pelo de la cabeza, sino... ''el de allá abajo".

 

"Tan pronto como me lo traigas, tu problema estará resuelto", explicó el charlatán.

 

Pero, ¿ómo obtener el producto de semejante receta?

 

Marta inicialmente trató  de concienciar a  su marido para que se rasurara por... "allá abajo", pero Marco no se  comprometió a hacerlo porque le dijo a su esposa: "eso no me molesta".

 

Así, después de más de un mes, cansada de ''concienciar'' a su esposo sobre la higiene en la parte de allá, un 20 de febrero Marta decidió conseguir lo que aquella curiosa prescripción le pedía, de alguna manera.

 

Aprovechando el sueño profundo en el que se sumía  su al volver a casa, ella agarró las tijeras y comenzó a "rasurarle" por... ahí abajo.

 

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero  CXI.

 

La mujer estaba ya  casi a punto de terminar de afeitar a su hombre cuando Marco la sorprendió  en "flagrante delito"; éste gritó con todas sus fuerzas arrinconando a su esposa e hizo venir a los vecinos en la creencia de que la señora quería cortarle... "ciertas cosas".

 

Los vecinos  invadieron repentinamente la pequeña casa; y Marta, presa del pánico, confesó sus intenciones, pero nadie creó en ella y al día siguiente, Marco  echó de casa a su esposa.

 

Algunos notables del barrio se  pusieron manos a la obra en la mediación con el fin de  que Marco recuperase  a su mujer. Bastante afectada debía estar ella, por lo que urgía su vuelta a casa.

 

El hombre, todavía traumatizado por los acontecimientos, quería llevar el asunto a los tribunales por... ¿intento de ''asesinato por lo bajo''?; pero, desistió reconociendo seguir estando locamente enamorado de su mujer, lo único valioso que ha tenido en su vida.

 

Bañado en lágrimas, difícil de contener el llanto, econoció su falta de tacto al no confiarle a su mujer a tiempo  que estaba trabajando a destajo como ayudante enterrador en el cementerio de la capital, para que tuvieran una casita mucho más acogedora.

 

No tardó en ir a buscar a su espoca a casa de sus suegros. En el reencuentro, los dos estaban llorando abrazados.

 

Bajo la bóveda arbórea, camino de vuelta a su nido de amor, iban cogidos de la mano mientras los pájaros cantaban al ritmo de su paso, como si fueran los únicos pobladores del planeta.

 

No sabía él cómo explicarse por haber echado de casa a su mujer ni falta hizo, porque ella le besaba cada vez que el hombre quería abrir la boca.

 


Bk.

 


El Muni.

Print
Repost
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: