Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero CXIX.


Si me probaran como un manjar, quiero saber a ti.

No tienes ni remota idea de cuánto te quiero  CXIX.

En el principio de los tiempos, buscaba la mejor ocasión, el momento propicio, el lugar más idílico, el soporte de comuicación más íntimo, para hacerte saber que por ti siento algo más que la sola amistad.

 

En la transición de los tiempos, yo perseguía el presente carnal, porque nuestras almas, solapadas ya estaban en el pasado remoto, como lo estarán en el futuro infinito:

 

sensación especial, solitos los dos,
en soledad acompañados, los dos;
una sola entidad: tú y yo.


Si me probaran como un manjar,
quiero saber a ti;

saberme acompañado por ti,
al calor, confinamiento voluntario,
por nuestra soledad, purificados;
cuarentena por ambos elegida;
solo a ti me debo  en el mundo.


Nuestra casita, tuya la fragancia de sus rincones;
el áura inunda los poros de mi piel, tus caricias;
resquicios de mi alma enamorada rellena, tu presencia;
al desagüe mis preocupaciones, tu sonrisa.


Cuando los dioses pronunciaron tu nombre,
estaba yo escuchando, en el útero de mi madre.
Nada más nací, me puse a buscarte;
y juntos emprendimos la marcha.

 

Recorrimos los caminos del devenir...
Y nos fundimos en un abrazo que nos acompaña día tras día,
hasta el final de los tiempos.

 

 

 

 

Bk

 

 

 

El Muni

Print
Repost