Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Si digo que el ser humano tiene defecto de fabricaión, habría que preguntarse por quién se debió.

Si yo fuera Dios, la celulitis ya sería historia. Por qué crearía el Altísimo un producto tan defectuoso...

 

Yo, de haber creado al ser humano tal como le atribuyen a dios su creación, desde que el mundo es mundo a fecha de hoy, me habría dado cuenta que mi creación tiene alguna o muchas deficiencias, si no de forma, al menos de fábricación, de manera que lo sometería inmediatamente a una revisión profunda o  reeditaría mi ccreación. En fin, volvería a empezar.

 

Me alarma la pasividad con la que Dios contempla su defectuosa creación, y pienso: o Dios adolece de desidia o se desentendió de su creación nada más ponerla en este planeta.

 

Preocupado porque mi producto fuera el mejor de todos los posibles, como le gustaría a todo creador, ya habría revisado mis planos y todo el programa al completo desde la semana uno que empezara a sospechar que en mi creación falla algo, de tal modo que tuviera que rehacer al ser humano para mi satisfación, como a cualquier creador le gustaría.

           
Dictadores contemporáneos
 

Don Portret Nicolae Ceaușescu.

   

Don Kim Jong-il

 
           

 

Aquí aparecen solo unos ejemplos de la manifestación del defecto de fabricación en el ser humano. El que solo aparezcan hombres en este listado, solo tiene una explicación: son ellos los que mayor cuota de poder han tenido desde que el mundo es mundo.

 

 

Mujer y hombre llevan el mismo defecto de fabricación.

Los 23 peores dictadores contemporáneos.

 

El ránking  de los peores dictadores del mundo elaborado  por la revista Foreign Policy lo integran los siguientes sátrapas:

1. Kim Jong Il, de Corea del Norte.

2. Robert Mugabe, de Zimbabwe.
3. Than Shwe, de Myanmar.
4. Omar Hassan Al-Bashir, de Sudán.
5. Gurbanguly Berdimuhamedov, de Turkmenistán.
6. Isaias Afwerki, de Eritrea.
7. Islam Karimov, de Uzbekistán.
8. Mahmoud Ahmadinejad, de Irán.
9. Meles Zenawi, de Etiopía.
10. Hu Jintao, de China.
11. Muammar Al-Khadafy, de Libia.
12. Bashar Al-Assad, de Siria.
13. Idriss Déby, de Chad.
14. Teodoro Obiang, de Guinea Ecuatorial.
15. Hosni Mubarak, de Egipto.
16. Yahya Jammeh, de Gambia.
17. Hugo Chávez, de Venezuela.
18. Blaise Compaoré, de Burkina Faso.
19. Yoweri Museveni, de Uganda.
20. Paul Kagame, de Ruanda.
21. Raúl Castro, de Cuba.
22. Aleksandr Lukashenko, de Belarús.
23. Paul Biya, de Camerún.

Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.
Dictadores contemporáneos.- El Muni.

Dictadores contemporáneos.- El Muni.

 

 

Lector y lectora entenderán a dónde quiero llegar, y a donde quiero llegar es que si fuera yo el padre de la creción quien pusiera al ser humano en ella, y habiendo observado el sufrimiento infringido al hombre por el hombre, deduciría que el ser humano, mi producto, es defectuoso, autodestructor, temerario y peligroso para toda la serie humana creada por mí.

 

Si es de mi interés el que exista el ser humano, no me quedaría otra alternativa que perfeccionarlo en todos los sentidos: cortaría de raíz la maldad del ser humano, acabaría con sus enfermedades, sus defectos, sus desequilibrios, con  el cáncer, la lepra, la menopausia, la impotencia, la malaria, las alergias, la celulitis, la bipolaridad, su malicia como todo tipo de males que acechan al ser humano, serían borrados de la faz de la tierra.

 

Todo mal incubado y  arraigado en el ser humano como consecuencia de un defecto de fabricación dejaría de existir. Entonces, solo me quedaría rehacer el producto o empezarlo de nuevo.

 

De ninguna manera el ser humano sería lo que es hoy a mis ojos: Si mi esencia es  la bondad infinita y este producto fue creado a mi imagen y semejanza, ¿cómo diablos consentir que la aberración en la que se ha convertido el ser humano siguiera siendo atribuida a mí sin hacer absolutamente nada?

 

O es un fraude atribuirle un ente tan perfecto como Dios la creación del ser humano, o Dios es tan imperfecto como su creación.

 

 

La Tierra está plagada de malvados, criaturas de Dios, y Él no hace absolutamente nada para reconducirlo.

 

 

Si Dios fuera tan perfecto como se le supone, especímenes como todos los criminales que pueblan la Tierra, ninguna oportunidad habrían tenido para venir a sembrar el mal entre los humanos.

Fuentes: blogdelaslistas.blogspot.com.es

Idea / Recopilación: Bk

 

 

 

El Muni