Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog
Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy  - Política - Sociedad - Religión - El ser humano -  Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

El Muni

Sucesos insólitos en el corazón de África - África profunda - Información alternativa - Narraciones románticas - Ideas - Pensamientos - Opiniones - Punto de vista El Muni - Las Américas - Amistades - Derechos Humanos - La Mujer ayer y hoy - Política - Sociedad - Religión - El ser humano - Mundo cosmopolita - Salud - Educación - Ciencia - La Historia - Música - Lucha por las libertades -... [Busque su tema seleccionado con la lupa, en las etiquetas, en archivos, en las páginas (según año y mes de publicación)]

Vanas ilusiones, sueños irrealizables.

Soñar y tener ilusiones, es muy bonito; pero, ¿qué pasa cuando las ilusiones se hacen vanas y los sueños irrealizables?

Vanas ilusiones, sueños irrealizables.

Nosotros, el ser humano, somos el resultado de muchas componentes; ninguno de esas componentes es prescindible frente a las otras mientras sigamos siendo personas.

 

 

No podemos dejar de tener ilusiones, sí modificar el contenido de nuestras ilusiones; no podemos dejar de soñar, pero sí saber que hay sueños irrealizables que jamás se harán realidad, y orientar nuestras aspiraciones de modo que nuestra vida fuera lo más placentera posible.

 

Sueños e ilusiones para el espíritu.- El Muni.
Sueños e ilusiones para el espíritu.- El Muni.
Sueños e ilusiones para el espíritu.- El Muni.

Sueños e ilusiones para el espíritu.- El Muni.

 

 

Nadie podrá juzgarnos porque dejemos de creer en algunos sueños por irrealizables ni sería justo.

 

 

El ser humano tiene fecha de caducidad, y aunque viviéramos eternamente, jamás podremos hacer reales ni prácticos los sueños irrealizables.

 

 

 

Bk

 

 

 

El Muni

Print
Repost